Carnosina y efectos Anti-Age

Es totalmente increíble que una molécula tan pequeña, un dipéptido, pueda jugar un papel tan grande en el rejuvenecimiento de organismo.

Es interesante que había rumores que Borís Yeltsin había consumado “super-vitamina rusa” – la carnosina – durante mucho tiempo y que por eso aparentaba tener 10 años menos.

Karnozin Extra tiene una capacidad extraordinaria de rejuvenecer las células en el proceso de su envejecimiento y hacerlas completamente funcionales y sanas. Antes de conocer los resultados de la investigación de la carnosina se suponía que las viejas células no podían rejuvenecerse. Los estudios recientes han demostrado que la carnosina aumenta el tiempo entre división celular y al mismo tiempo aumenta el número de las divisiones. Eso significa que la vida de una célula se prolonga considerablemente. La proporción es directa – mayores cantidades de la carnosina, mayor es el periodo entre las divisiones de las células y mayor el número de las células.

Numerosas publicaciones científicas han demostrado que la carnosina tiene un potencial grande en la lucha contra el envejecimiento por su  capacidad extraordinaria de proteger y fortalecer la actividad funcional de las unidades básicas que forman el organismo, como las células, el ADN y los lípidos. La carnosina con todo derecho puede considerarse como un compuesto que prolonga la vida. Dado que es absolutamente inocua y que se encuentra de forma natural en el organismo y en la comida, así como que se ha confirmado que prolonga la vida en las culturas de células de origen humano y animal, se considera como la sustancia fundamental para prolongar la vida. Sus efectos antioxidantes, protectores, químicos y antiglicación contribuyen al funcionamiento normal de las células.

La característica de la carnosina de ralentizar el proceso de envejecimiento no solo es consecuencia de sus efectos antioxidantes. Otro mecanismo mediante el cual la carnosina protege las células del estrés oxidativo es su capacidad de crear el complejo quelante, un hecho explicado por el equipo del profesor Bruce Ames de la Universidad de Berkeley en Los Ángeles. La formación del quelante con los metales pesados – como cadmio, cobre, hierro, mercurio – impide la participación de estos metales en las reacciones nocivas con los peróxidos.

Las últimas investigaciones prueban que los pacientes que han utilizado la carnosina durante un determinado tiempo (de 6  a 12 meses) tienen aspecto más joven que antes de utilizarla. Este hecho confirma los hallazgos de las investigaciones de laboratorio y otros experimentos, que demuestran que la carnosina puede rejuvenecer la cultura celular así como suprimir las señales visibles del envejecimiento de los seres vivos (animales de laboratorio). Durante estas investigaciones la carnosina ha aplazado considerablemente el desarrollo de las arrugas alrededor de los ojos, la deformación de la columna vertebral, las típicas señales del envejecimiento. Es más, los ratones que recibían la carnosina no solo parecían más jóvenes que los del grupo de control (sin carnosina administrada) sino que llegaban a tener una vida más larga (unos 20%).

El efecto anti-age es posible explicar comparando el efecto de la carnosina pura y los productos que surgen de la degradación de la carnosina en la sangre. Estos son producidos por la actividad de una enzima específica llamada carnosinasa, cuyo resultado es la acumulación de histidina y beta-alanina. Para probar estas diferencias en los experimentos fue utilizado Drosophila melanogaster que no posee enzimas que degradan la carnosina. En estos experimentos fue probado su efecto similar y más fuerte aún sobre la sostenibilidad de la vida utilizando la carnosina, en los casos en los cuales no hubo carnosinasa. Esto sugiere que carnosina en sí misma (no los productos de su degradación enzimática) demuestre una evidente protección de la vida de las células. En conclusión, el uso del agente natural antioxidante y anti-glicación de la carnosina puede abrir capítulos nuevos y desarrollar estrategias nuevas en la geroprotección contemporánea.

Las células normales envejecen, así como su capacidades reproductivas, es decir el número de sus divisiones. La reducción de telómeros del ADN ocurre durante cada división (telómero = complejo marginal del ADN con la proteína que protege los extremos de los cromosomas). Esta reducción del ADN después de cada división causa la creación del llamado señal de daño en el ADN (DNA- damage signal) y en un momento determinado se activa p53 (proteína supresora de tumores). Algunos tipos de quimioterapia inducen de esta manera tanto el envejecimiento de las células malignas como de las células sanas. Por otro lado, la carnosina tiene capacidad fuerte de revertir los signos del envejecimiento de las células de la piel (los fibroblastos) y devolverles su funcionalidad, junto con la prolongación de su vida. Estos efectos son característicos para las carnosinas y sirven para prevenir todas las formas de cambios nocivos en las moléculas de proteínas y fosfolípidos, así como para limitar considerablemente la reducción de los telómeros del ADN, para prevenir daños en el ADN. El límite del número de las divisiones celulares se llama el límite de Hayflick. Es el valor máximo de las divisiones celulares que ocurren antes de su destrucción final. El límite de Hayflick se refiere a la mortalidad de células. En realidad, la mayoría de las células se regenera en el momento de dividirse para formar dos células hijas. Cuando las células alcanzan el límite de Hayflick, se inicia el envejecimiento de las células. Las células envejecidas siguen estando vivas, pero sin capacidad de realizar divisiones celulares. Su estructura y su funcionalidad están dañadas.

Los fibroblastos humanos son muy adecuados para el cultivo y la investigación de laboratorio. Las culturas de los fibroblastos envejecidos no se pueden sustituir por otros más jóvenes, los cuales considerablemente armonizados entre sí forman grupos de tejidos paralelos. Al contrario, los fibroblastos envejecidos son granulados, de diferente tamaño, no forman grupos y su tejido es irregular y de diferente tamaño – pierden la capacidad de construir formas regulares. Estas características tan importantes de las células envejecidas se denominan fenotipos adultos (mientras que las células jóvenes  representan el fenotipo juvenil). Bajo el liderazgo del doctor McFarland, el científico australiano, se ha realizado una serie extraordinaria de experimentos con los cuales se ha probado que la carnosina rejuvenece las células que van envejeciendo. El siguiente hecho es muy interesante – al introducir las células que van envejeciendo en una cultura enriquecida de la carnosina, ellas manifiestan no solo los cambios de fenotipo desde las viejas hacia las jóvenes sino que aumenta su capacidad de divisiones celulares. Los fibroplastos de nuevo manifiestan la capacidad de organizarse, se armonizan y forman grupos organizados de tejido. Cuando vuelven a la cultura sin carnosina, pronto aparecen de nuevo las señales del envejecimiento. Cuando las mismas células vuelven a introducirse en la cultura con la carnosina, de nuevo manifiestan las características del fenotipo juvenil. Este experimento se ha repetido con las mismas células varias veces y todas las veces se han obtenido los mismos resultados. Es más, la carnosina ha prolongado considerablemente la vida de las células viejas. Más tarde estos experimentos han sido confirmados por los científicos británicos encabezados por el doctor Alan Hipkinss.

La carnosina aplaza el proceso de envejecimiento en la cultura de los fibroblastos humanos y puede convertir el fenotipo adulto en el fenotipo juvenil. A pesar de atributos positivos de antioxidantes que pueden eliminar los radicales libres, ellos nunca han demostrado la capacidad de impedir el envejecimiento como lo hace la carnosina. Estas son solo las características asociadas y adicionales de la carnosina en sus efectos sobre el proceso de envejecimiento. Se observa especialmente que la carnosina es capaz de reaccionar con los grupos carbonilos y formar polipéptidos “carbonilados” (los aductos), lo que suprime los procesos de envejecimiento y reduce las formaciones de proteínas dañadas, típicas en estos procesos.

El efecto revitalizante de la carnosina sobre los fibroblastos también explica por qué ha mejorado considerablemente la cicatrización de las heridas después de las intervenciones quirúrgicas.

La células que envejecen también producen las moléculas de adhesión que causan el engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos y su falta de elasticidad (aterosclerosis). Estas células producen otras enzimas adicionales destructivas y las citocinas antiinflamatorias, que operan en partes alejadas del cuerpo (se transportan por la sangre). De este modo, una cantidad relativamente pequeña de células viejas causa grandes problemas en el funcionamiento y la integridad de la piel. Las células de envejecimiento se acumulan en todos los órganos y tejidos donde ocurre la apoptosis (la muerte celular programada) y el proceso degenerativo de envejecimiento. Además, la distorsión del entorno microscópico con las células envejecidas acumuladas puede ser el motivo de la incidencia aumentada de las enfermedades malignas en las personas mayores.