Carnosina y la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer (EA) es una enfermedad de cerebro de progresión lenta y se caracteriza por la pérdida de memoria y a veces por los trastornos de la reflexión, el planeamiento, el habla y la percepción. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de la demencia – el grupo de trastornos del CNS que produce la pérdida de capacidades intelectuales y sociales. En principio, en la enfermedad de Alzheimer ocurre el deterioro y la muerte de células cerebrales, lo que causa una baja constante de memoria y funciones mentales. Muchos científicos creen que la causa de la aparición de la enfermedad de Alzheimer es el aumento de la producción y/o laacumulación de determinada proteína (proteína beta-amiloide) en el cerebro, lo que lleva hacia disfunciones o la muerte de células nerviosas. Luego, algunos estudios sobre esta enfermedad han demostrado la concentración aumentada de iones de cobre y zinc en el cerebro de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

Los estudios experimentales han demostrado que carnosina puede bajar o prevenir completamente el daño de las células, cuya causa es el efecto tóxico de beta-amiloides, una proteína característica para la enfermedad de Alzheimer. Beta-amiloide reacciona en contacto con determinados receptores RAG y produce el daño de las células nerviosas y las arterias en el cerebro. Karnozin Extra bloquea e inhibe la actividad de beta-amiloide y de esa manera protege el tejido nervioso del desarrollo de la demencia.

Además, la carnosina protege las células cerebrales con su efecto neutralizante de una sustancia extraordinariamente tóxica, a-b aldéhido acroleína insaturada, que se forma durante la peroxidación poli desprotegidos lípidos. Dado que la carnosina lucha contra todo tipo de aldéhidos, tenemos la respuesta sobre el por qué Karnozin Extra es un protector celular universal y juega un papel importante en la prevención de la enfermedad de Alzheimer y de otras enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo.

El nivel de la carnosina es considerablemente más bajo en los pacientes con la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos neurodegenerativos, lo que indica que la deficiencia de la carnosina contribuye a la enfermedad o más probablemente, que los síntomas de la enfermedad se desarrollan de forma más lenta si se utiliza la carnosina. En todo caso, se puede esperar que con el suplemento de la carnosina se elimine la mayor parte de toxicidad de las células, la que contribuye a estas enfermedades. Los resultados de la investigación llevada a cabo en los animales y humanos ahora reconocen la importancia del papel de la carnosina en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

La carnosina también presenta efectos en la prevención de otros mecanismos posteriores que acompañan la enfermedad de Alzheimer. Iones de zinc y cobre probablemente modifican la estructura química de los beta-amiloides normales y ellos son la causa de su toxicidad. Esta modificación requiere un entorno ligeramente ácido que relaciona los iones de zinc y/o cobre con beta-amiloide. Estas condiciones (el entorno ácido y la concentración aumentada de iones de zinc y cobre) son presentes como parte de la reacción inflamatoria en el lugar de daño. La carnosina, como un agente quelante excelente de cobre y zinc (y otros metales pesados) tiene capacidades de eliminar estos metales pesados del cuerpo. Esto puede indicar otra función importante de la carnosina en la prevención y el aplazamiento del progreso de la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades degenerativas de cerebro.